Microbiota


Los microorganismos forman parte de nosotros

No estamos solos. Una numerosa población microbiana ocupa gran parte de nuestro cuerpo y convive con nosotros desde que nacemos, estableciendo una relación de simbiosis. De hecho, el estudio de la microbiota está cobrando cada vez más importancia debido a que está íntimamente relacionada con nuestro estado de salud. Cuanto más la conozcamos, mejor podremos influir positivamente sobre ella. 

Acciones vinculadas a la microbiota intestinal

Acciones vinculadas a la microbiota intestinal

Fabricación y absorción de nutrientes: Producción de algunas vitaminas como la K, B3, B5, B6, B7, ácido fólico y vitamina B12. Aumenta la biodisponibilidad de minerales como el hierro, calcio, magnesio, cobre y zinc. 

Nutrición y metabolismo: La fermentación de carbohidratos da lugar a la formación de ácidos grasos de cadena corta como el acetato, propionato y butirato, los cuales intervienen en una gran cantidad de funciones beneficiosas para el organismo. 

Síntesis y modulación de neurotransmisores: En el intestino se produce el 90% de la serotonina y la microbiota se encarga de regular neurotransmisores como el GABA, dopamina, triptamina y norepinefrina. Favorece la funcionalidad bidireccional del eje intestino-cerebro. 

Función de protección: Las bacterias que forman la microbiota segregan sustancias antimicrobianas con el fin de inhibir la proliferación de bacterias patógenas. 

Regulación del sistema inmune: la microbiota regula gran parte de la inmunidad innata y la adquirida (más del 80% de las células inmunitarias se ubican en el intestino). Asimismo, las bacterias beneficiosas de la microbiota actúan como presentadoras de antígenos y dan lugar a una respuesta inmune que previene la invasión de patógenos. 

Modulación del metabolismo energético: El consumo excesivo de lípidos altera la composición de la microbiota y predispone a un estado proinflamatorio y a la resistencia a la insulina. Una microbiota sana contribuye a modular el metabolismo energético. 

Regulación del tránsito intestinal: la microbiota sana favorece el tránsito intestinal y la destrucción de sustancias nocivas para el organismo. 

Adquisicion de la microbiota


Prácticamente en el momento del parto es cuando comienza a formarse la microbiota, aunque ya existe un intercambio de bacterias a través de la placenta y del líquido amniótico entre la gestante y el feto. El tipo de parto (vaginal o por cesárea) es importante para determinar la microbiota adulta, siendo el parto vaginal el más beneficioso para contribuir a desarrollar una microbiota sana.  

La evolución de la microbiota es un proceso dinámico que viene determinado por el entorno, los hábitos, la alimentación, el estrés, infecciones y/o la toma continuada de medicamentos que alteran la microbiota, como por ejemplo AINEs y antibióticos. Los mayores cambios en la composición se producen entre los cuatro y los doce meses de edad, estabilizándose en la infancia hacia los 2-3 años y afianzándose hacia los 4-5 años en cuanto a diversidad y cantidad. A partir de ahí, esa microbiota adulta e individual nos acompañará durante gran parte de nuestra vida si no hay disbiosis debida a enfermedades u otros factores. A partir de los 60 años cuando empieza a modificarse otra vez, de forma natural. Estos cambios suelen ser más moderados que al principio de la vida.

Evolución de la microbiota con la edad


La edad es determinante para nuestra microbiota y se va modificando con la misma. Conocer la composición de la microbiota en cada periodo de la vida permite diseñar estrategias de tratamiento con probióticos mas especificas. La evolución de la microbiota desde la infancia hasta la vejez se puede visualizar en la imagen extraída del estudio Morinaga Milk de 2017.

Microbiota y disbiosis


La microbiota no tiene una composición fija, es decir, presenta un equilibrio dinámico. Sobre la microbiota influyen numerosos factores que pueden alterar esa composición, aunque se puede revertir sin problema. Cuando el equilibrio se rompe y las bacterias residentes en nuestro organismo no son capaces de adaptarse a esas circunstancias, la microbiota deja de cumplir sus funciones y no es capaz de preservar la salud del hospedador, dando lugar a la aparición de la disbiosis. 



Aplicaciones de algunas cepas de bifidobacterias y lactobacillus

Aplicaciones de algunas cepas de bifidobacterias y lactobacillus
  • Procesos infecciosos agudos o recidivantes.
  • Reducción en la duración y prevención de las diarreas.
  • Dermatitis atópica.
  • Alergias e intolerancias.
  • Infección por helicobacter pylori.
  • Infecciones urogenitales puntuales y recurrentes.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Síndrome metabólico.
  • Celiaquía y sus manifestaciones.
  • Refuerzo del sistema inmunológico.
  • Enfermedad diverticular.
  • Enfermedades neurológicas autoinmunes, neurodegenerativas o trastornos del comportamiento, incluso las relacionadas con el estrés.



La evolución de la microbiota es un proceso dinámico que viene determinado por el entorno, los hábitos, la alimentación, el estrés, infecciones y/o la toma continuada de medicamentos que alteran la microbiota, como por ejemplo AINEs y antibióticos. Los mayores cambios en la composición se producen entre los cuatro y los doce meses de edad, estabilizándose en la infancia hacia los 2-3 años y afianzándose hacia los 4-5 años en cuanto a diversidad y cantidad. A partir de ahí, esa microbiota adulta e individual nos acompañará durante toda nuestra vida.

Algunos estudios

The relationship between the gut microbiome and skin disorders: in search of new probiotics for dermatology. Nutrafoods. 189-91. 10.17470/NF-018-1006-4.

Ramón, Daniel & Navarro Lopez, Vicente & Ramírez-Bosca, Ana & Chenoll, Empar & Genovés Martínez, Salvador. (2018) 

Effect of oral administration of a mixture of probiotic strains on SCORAD index and use of topical steroids in young patients with moderate atopic dermatitis: a randomized clinical trial. JAMA dermatology, 154(1), 37-43.

Navarro-López, V., Ramírez-Boscá, A., Ramón-Vidal, D., Ruzafa-Costas, B., Genovés-Martínez, S., Chenoll-Cuadros, E., ... & Codoñer-Cortés, F. M. (2018) 

Comparative effectiveness of probiotic strains for the treatment of pediatric atopic dermatitis: A systematic review and network meta-analysis. Pediatr Allergy Immunol.  

Tan-Lim CSC, Esteban-Ipac NAR, Mantaring JBV 3rd, et al. (2020) 

Vaginal microbiota and the potential of Lactobacillus derivatives in maintaining vaginal health. Microbial cell factories, 19(1), 1-24. 

Chee, W. J. Y., Chew, S. Y., & Than, L.T. L. (2020) 

Lactobacilli vaginal colonisation after oral consumption of Respecta© complex: a randomised controlled pilot study. Arch Gynecol Obstet. 292(4):861-867

De Alberti D, Russo R, Terruzzi F, Nobile V, Ouwehand AC (2015) 

Role of commercial probiotic strains against human pathogen adhesion to intestinal mucus.

Lett Appl Microbiol. 45: 454-460.

Collado MC, Meriluoto J, Salminen S. (2007) 

Probiotic or synbiotic alters the gut microbiota and metabolism in a randomised controlled trial of weight management in overweight adults. Beneficial Microbes. 10(2):121-135.

Hibberd AA, Yde CC, Ziegler ML, et al. (2019)

Lactobacillus acidophilus 74-2 and Bifidobacterium animalis subsp lactis DGCC B-420 modulate unspecific cellular immune response in healthy adults. Eur J Clin Nutr. 62:584-659.

Klein A, Friedrich U, Vogelsang H, Jahreis G. (2008)

Differential effects of lactobacilli on activation and maturation of mouse dendritic cells.

Beneficial Microbes.  5(3):323-334.

Elawadli I, Brisbin JT, Mallard BA, et al. (2014)

Bifidobacterium animalis subsp. lactis 420 for Metabolic Health: Review of the Research.

Nutrients. 2020 Apr; 12(4): 892.

Henna-Maria Uusitupa et al. (2020)

Lactobacillus acidophilus 74-2 and Bifidobacterium animalis subsp lactis DGCC 420 modulate unspecific cellular immune response in healthy adults. Eur J Clin Nutr . 2008 May;62(5):584-93.

A Klein et al (2008) 

Bifidobacterium lactis B-420 and fish oil enhance intestinal epithelial integrity in Caco-2 cells. 

Nutr Res. 36:246-252 Bifidobacterium animalis ssp. lactis B420™

Mokkala K, Laitinen K, Roytio H. (2016) 

Approaches in the development of probiotics for improving metabolic disorders. Journal of Intestinal Microbiology, 24(4), 281-286 

Kondo, S., & Shimizu, K. (2010)

Nutraceutical approach for the management of cardiovascular risk–a combination containing the probiotic Bifidobacterium longum BB536 and red yeast rice extract: results from a randomized, double-blind, placebo-controlled study. Nutrition journal, 18(1), 1-9.

Ruscica, M., Pavanello, C., Gandini, S., Macchi, C., Botta, M., Dall’Orto, D., ... & Magni, P. (2019).

Beneficial effects of Bifidobacterium longum subsp. longum BB536 on human health: Modulation of gut microbiome as the principal action

CB Wong, T Odamaki, J Xiao - Journal of functional foods, 2019 – Elsevier

Promotility action of the probiotic Bifidobacterium lactis HN019 extract compared with prucalopride in isolated rat large intestine. Frontiers in Neuroscience. 2017; 11.

Dalziel JE, Anderson RC, Peters JS, et al.  

The Effect of Bifidobacterium animalis ssp. lactis HN019 on cellular immune function in healthy elderly subjects: systematic review and meta-analysis. Nutrients. 2017;9:191.

Miller LE, Lehtoranta L, Lehtinen MJ. 

Bifidobacterium infantis M-63 improves mental health in victims with irritable bowel syndrome developed after a major flood disaster. Benef Microbes. 2019 Mar 13;10(2):111-120.

Ma ZF, Yusof N, Hamid N, Lawenko RM, Mohammad WMZW, Liong MT, Sugahara H, Odamaki T, Xiao J, Lee YY.  

Immunomodulation effect of metabolites from Lactobacillus rhamnosus GG on interleukins release in vitro. J Food Nutr Res, 3(5), 297-302. 

Balejko, E., Bogacka, A., Balejko, J., & Kucharska, E. (2015) 

Thirty Years of Lactobacillus rhamnosus GG: A Review. J Clin Gastroenterol. 2019 Mar;53 Suppl 1:S1-S41.  

Capurso L. (2019) 

Global analysis of clinical trials with probiotics. Heliyon. 2020 Jul 17;6(7) 

Dronkers TMG, Ouwehand AC, Rijkers GT.  

Enhancement of immunity in the elderly by dietary supplementation with the probiotic Bifidobacterium lactis HN019. The American journal of clinical nutrition, 74(6), 833-839. 

Gill, H. S., Rutherfurd, K. J., Cross, M. L., & Gopal, P. K. (2001).  

Efectos inmunomoduladores de los probióticos en diferentes etapas de la vida. Revista británica de nutrición, 98 (S1), S90-S95. 

Nova, E., Wärnberg, J., Gomez-Martinez, S., Diaz, LE, Romeo, J. y Marcos, A. (2007).  

Saccharomyces boulardii CNCM I-745: A Non-bacterial Microorganism Used as Probiotic Agent in Supporting Treatment of Selected Diseases. Curr Microbiol. 2020 Sep;77(9):1987-1996. doi: 10.1007/s00284-020-02053-9. Epub 2020 May 29.

Ka┼║mierczak-Siedlecka K, Ruszkowski J, Fic M, Folwarski M, Makarewicz W.  

Positive effect of probiotics on constipation in children: a systematic review and meta-analysis of six randomized controlled trials. Frontiers in cellular and infection microbiology, 7, 153

Huang, R., & Hu, J. (2017).  

Genomic sequence and pre-clinical safety assessment of Bifidobacterium longum CECT 7347, a probiotic able to reduce the toxicity and inflammatory potential of Gliadin-derived peptides. J. Probiotics Health. 1(2):106. 

Chenoll E, Codoñer F, Silva A, Ibáñez A, Martinez-Blanch J, Bollati-Fogolín M et al. (2013)

Differential Health Effects on Inflammatory, Immunological and Stress Parameters in Professional Soccer Players and Sedentary Individuals after Consuming a Synbiotic. A Triple-Blinded, Randomized, Placebo-Controlled Pilot Study. Nutrients. 2021 Apr 16;13(4):1321.

Quero CD, Manonelles P, Fernández M, Abellán-Aynés O, López-Plaza D, Andreu-Caravaca L, Hinchado MD, Gálvez I, Ortega E. (2021)

Bifidobacterium longum ES1: a probiotic with a strong anti-inflammatory phenotype. International Journal on Nutraceuticals, Functional Foods and Novel Foods.

Ramón, D. (2021).   

Los complementos alimenticios no están pensados como sustitutos de una alimentación variada y equilibrada ni de un estilo de vida saludable.  

Lea detenidamente la información del producto y consulte con un profesional sanitario.